Salir de entre los escombros

En los días que siguieron al temblor, la angustia se apoderó de nosotros. No podíamos reconocer al enemigo, o nos costaba reconocer que, en realidad, habíamos estado durmiendo con él. La tierra, la bendita tierra, nos acosaba y mecía con movimientos telúricos de proporciones catastróficas, desde sus entrañas insondables. Como hace treinta y dos años, pero también, como desde que Bernal Díaz del Castillo pusiera por escrito, en su Historia verdadera, el asombro de los españoles al ver una ciudad construida en el agua, esta hermosa metrópoli, otrora Ciudad de los Palacios, se tambaleó.

Cuando el adversario tiene rostro humano, es más fácil luchar contra él, vencerlo o sobreponerse a la derrota. O eso pensamos. Hace apenas dos siglos, cuando las rutas mercantiles, principalmente inglesas y estadounidenses, surcaban los océanos Pacífico y Atlántico, rodeando el continente americano o circunnavegando África, por entonces tierra de esclavos; anclando a veces en una isla remota y atravesando con vida, casi de puro milagro, los más feroces tormentones, los marineros sabían perfectamente que el mar, el «imponente mar», era su vida, sí, pero también su tumba; sus posibilidades de supervivencia en una travesía que podía prolongarse durante años, no dependían exclusivamente de la ruta que tomaran, o de la destreza del capitán, ni siquiera de lo experimentados que fueran los miembros de su tripulación, o del rico andamiaje de mástiles y velas de todo tipo, con que podía contar una embarcación de primer orden, como tampoco de la fuerte complexión y salud de sus oficiales, sino muchas veces de la mera, fatídica o bendita, fortuna. El abogado estadounidense Richard Henry Dana, hijo, da cuenta de su temprana experiencia con ese ángel-monstruo que puede ser el bravo mar en su libro Dos años detrás del mástilTwo Years Before the Mast—, publicado en 1840, donde relata sus avatares juveniles como marinero común en un barco mercante dedicado al comercio de pieles durante 1834-36, en la costa este de lo que llegaría a ser parte de los Estados Unidos, es decir, California.

En un mundo como el nuestro, acostumbrados como estamos a que todo tenga solución, a controlar desde nuestros celulares la vida de los demás, a sentir que resolvemos los problemas con una denuncia en Twitter —una arrobita, por favor, que le sobre— o un Facebook live en el que nosotros, humanos insignificantes, somos protagonistas de nuestras propias luchas, es difícil enfrentarse a la realidad: la vida es más frágil de lo que habíamos querido creer. Y que a la Naturaleza, esa madre antigua e indomable, no le importamos. Nos aplasta, si quiere. No necesitamos que un secuestrador con rostro de carne y hueso nos robe la paz, un delincuente nos dispare para quitarnos la vida o un gobernante se robe nuestro dinero y nuestra esperanza. Sólo necesitamos que la tierra que pisamos decida acomodarse para mandarnos derechito al infierno. Eso, reconocerlo, nos tiene más angustiados que si el ejército norcoreano viniera a invadirnos o lanzara uno de sus misiles al Golfo de México. Y como no podemos controlarlo, imploramos ¡Tregua, tierra, tregua! al demonio dador de vida que nos pisa y arrastra inexorablemente a la inexistencia.

Estos días de luto, hay, sin embargo, oportunidades para reflexionar en muchas otras probables causas de la Tragedia, además de la acción de la Naturaleza, y cómo habría podido evitarse. La falta de una verdadera cultura de prevención entre nosotros mismos, ciudadanos de a pie, que no ha sabido permear, ni siquiera en treinta y dos años, desde las generaciones que vivieron y recuerdan los sucesos del 85 hasta las actuales, tan jóvenes como aquéllas por esos años de la modernidad; la inacción de autoridades putrefactas en alianza siniestra, y corrupta, con inmobiliarias insaciables, como las primeras, de dinero sucio, manchado ahora de sangre que aún está fresca en los escombros del concreto que nos protegía de la intemperie y en nuestra memoria; la inconsciencia colectiva, que nos ha llevado a habitar, hacinados, en lugares que a todas luces están mal construidos o a punto de caer… Etcétera, etcétera.

No soy tan optimista como para pensar que, de verdad, el despliegue de voluntarios, en su mayoría de la llamada generación millenial, represente un hito en la historia de la ciudad. Mi abuelo materno (nacido en 1938), que trabajaba dobles turnos en Televisa como ingeniero en el Departamento de Videotape —aunque no terminó la primaria—, para mantener a su esposa y cinco hijos, y que «no les faltara nada», tenía en el temblor cuarenta y siete años ya. Él, como muchos otros, participó en las labores de rescate, principalmente de sus compañeros de trabajo, en la avenida Chapultepec número 18, en las instalaciones de la televisora que, como se sabe, se vinieron abajo, sepultando cientos (¿o miles?) de vidas humanas. Puesto que tengo la fortuna de tenerlo conmigo, decidí preguntarle qué opina sobre lo que ha visto en las horas y los días posteriores a este sismo, sobre la manera en que los jóvenes están ayudando en las labores de rescate y la recolección de víveres, entre otras tareas muy loables; me dice que sí, que ve más gente que en el 85, pero que, siempre ha sido igual. Interpreto sus palabras de la siguiente manera: la voluntad de ayudar y la gente buena nunca se han echado de menos en la ciudad. Quizá sean sus años, no lo sé. He decidido no creerle porque lo dice él o porque tiene muchos años, sino ser crítico conmigo mismo y mis razonamientos, como con los mayores y los suyos, e intentar ver hacia atrás, treinta y dos años en el pasado, para andar mejor otros treinta y dos años, al menos, hacia el futuro.

Personas comunes como Richard Henry Dana, hijo, tuvieron la fortuna de sobrevivir a catástrofes y demonios naturales, y contarlo para lección de quienes no conocían el poder de la Naturaleza ni su capacidad destructiva, es decir, su nulo corazón. Reflexionar en lo que nos dejaron escrito nos ayuda a entender que la tierra, como el mar, es un enemigo a quien nunca podremos vencer, y que, al final, nos arrastrará consigo. Morir en sus manos, y ser recogido en ella, es nuestro destino. Podemos, sin embargo, resistirla con todas nuestras fuerzas. Ese es nuestro único deber.

Creo que sólo si nuestra generación es capaz de transmitir a la siguiente la necesidad de crear y conservar una ciudad más amable, todas las enseñanzas que hemos vivido en estos días, duras, las tristezas, desvelos, ansiedad, temores… habrán servido sólo por un tiempo y a nuestro interés egoísta, masoquista, para castigarnos la consciencia, pero no lograrán que cambie nada que de verdad valga la pena. Treinta, treinta y uno, treinta y dos o cincuenta años en el futuro, nuestros hijos y nietos volverán a lamentarse por todo aquello que estuvo mal y causó la muerte prematura de quienes amaban. Sólo si somos capaces de amar el sentimiento de ayudar a quienes más lo necesitan, sólo si somos lo suficientemente humanos para crear conciencia, para nunca más hablar en singular, podremos inculcar amor por el bien colectivo, es decir, podremos salir de entre los escombros.

Advertisements

Despreciables

De todas las conversaciones que he leído en Twitter, la más reciente, que ha girado en torno a los «feminicidios», me ha provocado náuseas. Y no por lo que signifique que se asesine a una mujer en México, que no es poca cosa  —cada quién le dará el significado que quiera, o que crea que tiene…—, sino por el alud de opiniones que arrastra consigo en las redes, y las oportunidades que abre, entre el «respetable», para sentirse mejor, quedar bien o, como decíamos antaño, ser políticamente correctos.

Basta de que nos violen, secuestren, mutilen, silencien, maten. Nos están matando. Ni una más. Si me matan… Todas: frases cuyo mensaje permea con claridad: sentencias pletóricas de reprobación, hartazgo, impotencia, rabia, indignación. Frases loables, fácilmente reproducibles, directas, certeras. Todo bien hasta aquí. (O todo mal, según se vea.) Hasta que quienes las crearon, o quienes comenzaron a utilizarlas, las convirtieron en proyectil cuyo objetivo es, ni más ni menos: los hombres. La persona que, por mero azar, nació hombre. Persona del sexo masculino. O mejor, para hablar en términos generalizadores, que tanto gustan ahora: el Hombre. Con mayúscula. Ahí sí no… Y me perdonan.

No, no voy a prestarme al juego fácil que dice que los hombres «sufrimos» tanto o más que las mujeres. Aparte de falso es ridículo. Tampoco voy a salir con que los hombres nos sentimos tan inseguros como las mujeres, porque tampoco es cierto, y porque también es infantil. Yo no sé qué sienta ese grupo (si es que existe un «grupo») llamado «los hombres», como tampoco sé qué pasa por la mente de ese otro conjunto heterogéneo llamado «las mujeres». Generalizar es el primer paso para quedar bien (con quienes no están siendo generalizados). O mal (con quienes sí). Y esto, le juro: no me interesa (por ahora). Yo sólo sé que, en medio de esta porquería de sociedad en la que vivimos (no toda, no siempre), siento temor de que me asalten, violen, golpeen o maten. Yo no sé si tanto temor como una mujer (¿qué mujer?), como tampoco sé si en la frase «Ni una más» también cabe «Ni uno más». Ni un niño más, ni un padre más, ni un hermano más, y sí, también: ni una madre, hermana o hija más. Yo sólo sé (esto pienso) que quienes dicen que esta es una lucha de las mujeres por las mujeres —como hacen algunas mujeres en Twitter— han perdido el piso o nunca lo tuvieron, para empezar. Y eso me da náuseas. No se diga algunos hombres, quienes, en su afán de quedar bien (y vuelve la burra al trigo), dicen (entre comillas) que respetan la lucha de «las mujeres», que las apoyan y que, por ellas, no se suman a SU causa de manera protagónica, sino que las «dejan» luchar a gusto, solas. ¡Válgame Dios! Dígame, querido lector, si estoy exagerando. Según yo, la nuestra es una época en la que la pose vale más que la acción. Consigue el aplauso, el reconocimiento, el retuit. ¿A quién chingados le importa si uno o más hombres son protagonistas (o no) de esta «lucha» que algunas mujeres consideran sólo suya, si con sus acciones logran que se frene la escalada de abusos en contra de las mujeres (adrede generalizo)? ¿A quién chingados le importa…? ¿A las «feministas»? ¿A las «ilustres» defensoras de las mujeres que han sufrido las peores atrocidades, muchas a manos de hombres, algunas a manos de personas de su mismo género? Dispense mi francés, querido lector.

A mí no me importa si los tres, cuatro o cinco usuarios que me lean (quizá menos) están de acuerdo conmigo. En ejercicio de mis libertades, llamo a esas tuiteras (y a sus «sensibles» [sic] fans del género masculino) personas hipócritas, cínicas, egocéntricas, deleznables. Utilizan su mal llamada «libertad de expresión», y la educación superior que recibieron, en muchos casos, de sus padres (sí, HOMBRES), para dirigir palabras que son sentencias y proyectiles, vehículos de la autopromoción, el odio a los hombres, el discurso quedabién, la segregación (¿o se dice «discriminación»?, pero creo que no, ya que este es un término que, en este contexto, me hace ver como un idiota, ¿o no?), la falsa cofradía, la inacción. ¿Acaso habrá alguien que, en la actual crisis moral y de valores, se cuelgue del exhibicionismo de la propia bondad y el buen juicio, de la demagogia tuitera, para quedar bien? Acaso.

Si usted, querida lectora, no es de esas… Si a usted, persona del género femenino que ha leído hasta aquí, le indignan —sinceramente— las injusticias y la impunidad, la invito a unirse, no la a lucha de las mujeres por las mujeres (a esa le tengo mucha desconfianza, la mera verdad), sino a la de todos en contra de los seres despreciables que nos tienen temblando. Contra ellos hay que actuar. No sé cómo, pero hay que hacer algo. Y sí: proteger a quienes más nos necesitan, cuando más lo necesiten.

A woman to cherish

Jean Renoir’s “French Cancan” (1954).

“People regard any attack on their religion almost as though I’m saying they’ve got an ugly face or something like that. It’s a personal attack on them. And I think that they feel cornered, and so they lash out with personal attacks that amount to personal dislike.”

Richard Dawkins

An attack on your religion

Tagged , ,

Quince esquinas del mundo

Screen Shot 2017-07-03 at 2.03.47 AM.pngScreen Shot 2017-07-03 at 2.03.50 AMScreen Shot 2017-07-03 at 2.03.53 AMScreen Shot 2017-07-03 at 2.03.57 AMScreen Shot 2017-07-03 at 2.04.02 AMScreen Shot 2017-07-03 at 2.04.06 AMScreen Shot 2017-07-03 at 2.04.09 AMScreen Shot 2017-07-03 at 2.04.12 AMScreen Shot 2017-07-03 at 2.04.19 AMScreen Shot 2017-07-03 at 2.04.23 AMScreen Shot 2017-07-03 at 2.04.38 AMScreen Shot 2017-07-03 at 2.04.43 AMScreen Shot 2017-07-03 at 2.06.29 AM

«Extracto del diario, pág. 22:

«Se trata como un evento dentro del silencio.

«La pieza debería crear la impresión de que se distorsiona el silencio, como el cristal distorsiona el espacio cuando miras a través de él.

«Ningún fragmento temporal de la pieza puede crear la impresión de una estructura cerrada.

«Es como ver un paisaje: ves el norte, pero también el noroeste y el nordeste.

«Puede ser un concepto formal. Rotar en torno a un eje y observar un panorama.

«Puedes empezar y terminar en cualquier punto.

«Si hay 15 voces, puedes observar quince esquinas del mundo.»

Eugeniusz Rudnik

Tagged ,

Nothing is as good as it

Screen Shot 2017-07-05 at 12.40.30 AMScreen Shot 2017-07-05 at 12.40.33 AM

“I’d say money is nothing, but nothing’s as good as money.”

Philippe Garrel, Sauvage innocence (2001).

Tagged ,

Oblomov

 

Screen Shot 2017-07-05 at 1.08.33 AM

“When you don’t know what you’re living for, you don’t care how you live from one day to the next. You’re happy the day has passed and the night has come, and in your sleep you bury the tedious question of what you lived for that day and what you’re going to live for tomorrow.”

Ivan Goncharov, Oblomov.

Tagged ,
Marlene Corona Vigoritto

A fine WordPress.com site

StyleCaster

Style News and Trends

The Libertine

A public blog that features a compilation of exceptional artists' works; serendipitously discovered by a secret admirer. The ongoing overtones of the production frequently include evocative imagery, passionate emotions, pure beauty and raw exprience (to name a few themes). Our content is composed of artistic expressions, fashion editorials, promising talents, diverse bodies, freedom for all, love forever and the eternal search for truth in the visceral .......................................................................................................................................................................................... (SUBMISSIONS TO satietypaper@gmail.com)

Big Fashion Book

Fashion, Beauty & Gourmet Magazine

Asahi Hunts

A topnotch WordPress.com site

PoemShape

A New England Poet writes Poetry, Haiku, Fables & Criticism

El Presente del Pasado

Una publicación del Observatorio de Historia

El juego de ella

Andrea y sus cosas

Notas de Política Internacional de Asia del Este

de Japón, alrededor de Japón y desde Japón