Amando espero

La noche es menos dulce si no estás aquí. El aire se estanca, volátil, en mi habitación, la respiración cede al influjo del dolor que el llanto contenido sitúa en la forma de una daga invisible entre mi quijada, mi lengua y mi almohada, y se detiene. El silencio enmudece. Los demonios del amor se regocijan y me atormentan: no estás aquí. Quizá nunca estuviste, pero en sueños… Oigo tus pensamientos en la distancia, leo tus manos despierto, insomne, te adivino y te deseo… No despiertes, amada, no descubras tu rostro por entre las sábanas que se impregnan alegres, dichosas, furtivas de tus humores. Que nadie sepa que me amas. El sentimiento maldito es incierto e incisivo, huidizo, febril por naturaleza. Yo, por mi parte, no distingo entre el amor y lo que siento cuando sé por tu mirada que también a él, musa milenaria, lo amas. Desierto: palidezco solo, de nuevo sin ti, en mi sucio diván, amortajado. El desasosiego por tu presencia en mi pensamiento, distante, más que por tu ausencia, cercana, que se dibuja cual polvo de estrellas fugaces en mi cama, consume el último de mis alientos y me lleva en sus brazos gélidos, cruelmente, hacia ti, en la imaginación, por el puro gusto perverso de verme al ser devorado por el paso de las noches, sobreviviente de este infierno, carente de ti.

Falta poco: el día se avista. Un segundo más y volverás a ser libre, lejos del brillo enceguecedor del sol. Yo te esperaré, amada, en ese lugar ubicuo que es la esperanza. Mientras tanto, él te colmará de besos tiernos por cuanto te ama.

(¿Quién no se enamorará para siempre de ti, “amapolita morada”?)

—Si él te sabe suya y yo te sé de él, ¿cómo saberte mía sabiendo lo que sé? ¿Cómo vivir sabiendo que no eres mía sino de él?
—No lo sé, amor. No me lo preguntes a mí.
—Sé muy bien que me amas, y que te amo más, pues él duerme en tus brazos… Yo, en los pliegues masculinos de mi almohada.
—El amor es así.

Tengo tanto que decir… No sé por dónde empezar. Ya comencé por amarte pero es preciso adelantar, proseguir, como cuando se hace coincidir al intelecto y la pasión, poniendo en curso fatal la rueda indomable… Seguir amándote porque sí y porque, amor, ya no sé —ni puedo— continuar de otra manera.

Tagged , , , , , , , , ,

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s

StyleCaster

Style News and Trends

The Libertine

A public blog that features a compilation of exceptional artists' works; serendipitously discovered by a secret admirer. The ongoing overtones of the production frequently include evocative imagery, passionate emotions, pure beauty and raw exprience (to name a few themes). Our content is composed of artistic expressions, fashion editorials, promising talents, diverse bodies, freedom for all, love forever and the eternal search for truth in the visceral .......................................................................................................................................................................................... (SUBMISSIONS TO satietypaper@gmail.com)

Big Fashion Book

Fashion, Beauty & Gourmet Magazine

Asahi Hunts

A topnotch WordPress.com site

PoemShape

A New England Poet writes Poetry, Haiku, Fables & Criticism

El Presente del Pasado 2.0

Una publicación del Observatorio de Historia | Se actualiza los lunes y los jueves

El juego de ella

Andrea y sus cosas

Notas de Política Internacional de Asia del Este

de Japón, alrededor de Japón y desde Japón

Ego eats Ego

Otro blog de cocina.

%d bloggers like this: