Despreciables

De todas las conversaciones que he leído en Twitter, la más reciente, que ha girado en torno a los «feminicidios», me ha provocado náuseas. Y no por lo que signifique que se asesine a una mujer en México, que no es poca cosa  —cada quién le dará el significado que quiera, o que crea que tiene…—, sino por el alud de opiniones que arrastra consigo en las redes, y las oportunidades que abre, entre el «respetable», para sentirse mejor, quedar bien o, como decíamos antaño, ser políticamente correctos.

Basta de que nos violen, secuestren, mutilen, silencien, maten. Nos están matando. Ni una más. Si me matan… Todas: frases cuyo mensaje permea con claridad: sentencias pletóricas de reprobación, hartazgo, impotencia, rabia, indignación. Frases loables, fácilmente reproducibles, directas, certeras. Todo bien hasta aquí. (O todo mal, según se vea.) Hasta que quienes las crearon, o quienes comenzaron a utilizarlas, las convirtieron en proyectil cuyo objetivo es, ni más ni menos: los hombres. La persona que, por mero azar, nació hombre. Persona del sexo masculino. O mejor, para hablar en términos generalizadores, que tanto gustan ahora: el Hombre. Con mayúscula. Ahí sí no… Y me perdonan.

No, no voy a prestarme al juego fácil que dice que los hombres «sufrimos» tanto o más que las mujeres. Aparte de falso es ridículo. Tampoco voy a salir con que los hombres nos sentimos tan inseguros como las mujeres, porque tampoco es cierto, y porque también es infantil. Yo no sé qué sienta ese grupo (si es que existe un «grupo») llamado «los hombres», como tampoco sé qué pasa por la mente de ese otro conjunto heterogéneo llamado «las mujeres». Generalizar es el primer paso para quedar bien (con quienes no están siendo generalizados). O mal (con quienes sí). Y esto, le juro: no me interesa (por ahora). Yo sólo sé que, en medio de esta porquería de sociedad en la que vivimos (no toda, no siempre), siento temor de que me asalten, violen, golpeen o maten. Yo no sé si tanto temor como una mujer (¿qué mujer?), como tampoco sé si en la frase «Ni una más» también cabe «Ni uno más». Ni un niño más, ni un padre más, ni un hermano más, y sí, también: ni una madre, hermana o hija más. Yo sólo sé (esto pienso) que quienes dicen que esta es una lucha de las mujeres por las mujeres —como hacen algunas mujeres en Twitter— han perdido el piso o nunca lo tuvieron, para empezar. Y eso me da náuseas. No se diga algunos hombres, quienes, en su afán de quedar bien (y vuelve la burra al trigo), dicen (entre comillas) que respetan la lucha de «las mujeres», que las apoyan y que, por ellas, no se suman a SU causa de manera protagónica, sino que las «dejan» luchar a gusto, solas. ¡Válgame Dios! Dígame, querido lector, si estoy exagerando. Según yo, la nuestra es una época en la que la pose vale más que la acción. Consigue el aplauso, el reconocimiento, el retuit. ¿A quién chingados le importa si uno o más hombres son protagonistas (o no) de esta «lucha» que algunas mujeres consideran sólo suya, si con sus acciones logran que se frene la escalada de abusos en contra de las mujeres (adrede generalizo)? ¿A quién chingados le importa…? ¿A las «feministas»? ¿A las «ilustres» defensoras de las mujeres que han sufrido las peores atrocidades, muchas a manos de hombres, algunas a manos de personas de su mismo género? Dispense mi francés, querido lector.

A mí no me importa si los tres, cuatro o cinco usuarios que me lean (quizá menos) están de acuerdo conmigo. En ejercicio de mis libertades, llamo a esas tuiteras (y a sus «sensibles» [sic] fans del género masculino) personas hipócritas, cínicas, egocéntricas, deleznables. Utilizan su mal llamada «libertad de expresión», y la educación superior que recibieron, en muchos casos, de sus padres (sí, HOMBRES), para dirigir palabras que son sentencias y proyectiles, vehículos de la autopromoción, el odio a los hombres, el discurso quedabién, la segregación (¿o se dice «discriminación»?, pero creo que no, ya que este es un término que, en este contexto, me hace ver como un idiota, ¿o no?), la falsa cofradía, la inacción. ¿Acaso habrá alguien que, en la actual crisis moral y de valores, se cuelgue del exhibicionismo de la propia bondad y el buen juicio, de la demagogia tuitera, para quedar bien? Acaso.

Si usted, querida lectora, no es de esas… Si a usted, persona del género femenino que ha leído hasta aquí, le indignan —sinceramente— las injusticias y la impunidad, la invito a unirse, no la a lucha de las mujeres por las mujeres (a esa le tengo mucha desconfianza, la mera verdad), sino a la de todos en contra de los seres despreciables que nos tienen temblando. Contra ellos hay que actuar. No sé cómo, pero hay que hacer algo. Y sí: proteger a quienes más nos necesitan, cuando más lo necesiten.

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s

Advertisements
Marlene Corona Vigoritto

A fine WordPress.com site

StyleCaster

Style News and Trends

The Libertine

A public blog that features a compilation of exceptional artists' works; serendipitously discovered by a secret admirer. The ongoing overtones of the production frequently include evocative imagery, passionate emotions, pure beauty and raw exprience (to name a few themes). Our content is composed of artistic expressions, fashion editorials, promising talents, diverse bodies, freedom for all, love forever and the eternal search for truth in the visceral .......................................................................................................................................................................................... (SUBMISSIONS TO satietypaper@gmail.com)

Big Fashion Book

Fashion, Beauty & Gourmet Magazine

Asahi Hunts

A topnotch WordPress.com site

LINNE

Música, cine, arte y cultura #UNDERTHELINNE

PoemShape

A New England Poet writes Poetry, Haiku, Fables & Criticism

El Presente del Pasado

Una publicación del Observatorio de Historia

El juego de ella

Andrea y sus cosas

Notas de Política Internacional de Asia del Este

de Japón, alrededor de Japón y desde Japón

%d bloggers like this: